22.7.17

Comportamientos positivos 02 - Un café con un conocido

Escribíamos antes de esos mini comportamientos personales que nos ayudan a vivir, a disfrutar de nuestro camino vital, corto siempre, pero con una extensión en el tiempo, suficiente como para disfrutar y gozar o sufrir y hacerse eterno.

Si antes hablábamos de llevar dos listas siempre encima, ahora vamos a dar una idea muy simple y maravillosamente cariñosa.

Invita a un café a cinco personas que tu creas que son interesantes. Invita a una sola persona cada vez, engáñale un poco y simplemente le apuntas que quieres hacerle algunas preguntas sobre su actividad o sobre eso que tu consideras diferente o importante.

Calma, relajación, tiempo y ganas de hablar; y sobre todo de escuchar. Ellas y ellos te lo agradecerán sin decirte nada. Y tomar un café es uno de los actos sociales más importantes y sencillos que se han inventado.

Comportamientos positivos 01 - Dos listas

Vamos a recordar una pequeña lista de pequeños comportamientos personales que nos pueden ayudar a vivir algo mejor. Iremos colocando en sucesivas entradas pequeñas ideas, para ayudarnos a caminar. Veamos la primera de ellas.

1/ Haz dos listas en una libreta o en un papel pequeño y guárdalas pero para tenerlas siempre a mano. Cuando tengas dudas las leerás y verás qué tal te estás moviendo en tu vida, para cumplir tus objetivos.

Una de ellas será una lista con los 10 objetivos que quieres cumplir antes de morir.

La otra será una lista con los 10 objetivos cumplidos, por los que tu vida está mereciendo la pena ser vivida.



21.7.17

Los 10 mejores trabajos en el año 2017

En el reciente estudio “Jobs Rated Report 2017: Ranking 200 Jobs”, elaborado por el portal estadounidense CareerCast, para analizar las nuevas profesiones y aquellas que en apariencia parecen tener más futuro, han realizado una lista con las 10 profesiones “mejores”.

En este informe vemos las profesiones más valoradas en el mercado laboral, según este estudio, que sin ser una verdad absoluta, nos pueden servir para analizar por dónde pueden ir las tendencias. Para realizar esta clasificación se han tenido en cuenta aspectos como la posibilidad de progreso en el puesto de trabajo, el ambiente laboral o la presión con la que se trabaja.

Datos sacados del portal de Expansión

5.6.17

El éxito radica en insistir más

El éxito radica en insistir, en no derrotarse, en seguir peleando y trabajando por lo que consideras correcto y sobre lo que tú crees puedes aportar algo importante. No te rindas, simplemente, insiste un poco más.

21.5.17

Mi mejor plan estratégico, y el más sencillo

Tengo un plan que nunca me falla, un plan estratégico para cuando quiero conquistar el mundo mundial. Se llama: “Hacer las cosas bien”.

O al menos, hacerlas como mejor sé, poniendo todo mi ímpetu, mis ganas, queriendo quedar contento yo mismo con los resultados. No es tan complicado. Probar.

Lucha contra la ira, que tapa tus posibilidades

La ira oculta la realidad de tu dolor, el tamaño real que tiene, incluso sus motivaciones. Empieza por perdonarte, acepta los problemas, las realidades, y ponte a trabajar en serio, por cambiar los momentos que no te gustas, esos que te producen la ira que te domina y te destroza.

6.5.17

La dieta ideal, para todo el mundo

Lo dijo hace muchos años nuestro eminente científico Grande Covián, nos lo repite ahora el cocinero y analista gastronómico Ferran Adriá. La dieta ideal, la única que funciona bien en todas las personas sanas que quieran mantener la salud y el peso correcto, es comer de todo, pero mucho menos. Y hacer ejercicio físico cada día. No es tanto sacrificio, no es tan complicado, no se necesitan controles ni profesionales que nos midan o pesen. Simplemente sentido común.

1.5.17

Desempleo 2017 en España. Los jóvenes muy mal

Baja el desempleo, pero no se crea empleo, no aumentan las personas ocupadas y al menos en pequeña medida van creciendo las personas que cotizan a la Seguridad Social. La sociedad joven se escapa de España, pues los números son brutalmente duros y además llevamos con ellos una década. Esto ha dejado ya heridas que sufriremos durante otras tres décadas, pues 10 años son muchos como para pensar que no está afectando en el interior de las personas, tanto en sus niveles de seguridad pasiva como en los de las cotizaciones que les llevarán a sus jubilaciones.
Por edades, por sexo, por nivel de estudios, vemos que en los jóvenes, sobre todo los que menos formación tienen, el desempleo es brutal. Insoportable para una nación moderna que cree en su futuro. Y seguimos diciendo que ya hemos salido de la crisis. Los gráficos son de El País, mayo 2017.

30.4.17

¿Qué es la suerte? ¿Existe la suerte?

¿Qué es la suerte? ¿Existe la suerte? Pues un cierto componente de casualidad, de ese concepto que llamamos suerte y que muchas veces no es así, debe existir. Pero mucho menos de lo que nos imaginamos. La suerte hay que ir a buscarla. Y si viene sola, nos debe pillar trabajando.

La suerte es —muchas veces— algo tan simple como saber aprovechar efectivamente —y sobre todo activamente— los propios recursos que ya tenemos, para lograr con ellos lo que nos proponemos.

Existen oportunidades, existen momentos en los que se unen casualidades para poderlas aprovechar. Saber detectarlas, atreverse con ellas, atraparlas y seguir trabajando desde las nuevas oportunidades, no es suerte.


Hay que estar siempre con los ojos bien abiertos, por si llega la “suerte” y así atraparla. Si existe, se reparte muy bien, pero no todos sabemos detectarla y cogerla con la mano.

17.4.17

Debemos besarnos mucho más

¿Cuánto hace que no te besas con alguien? Pero no tanto un beso profundo, sino un simple beso de cariño, de amor, de amistad. Como seres humanos necesitamos el intercambio, el contacto, la sensación de que no estamos solos, esa seguridad de que tenemos a alguien cerca, muy cerca. Tan cerca, que nos besamos con buena relación de compartir.

Compartir es fabuloso. Pero lo hacemos poco



16.4.17

Empleo y desempleo según el nivel de formación alcanzado



Estos tres gráficos que nos entrega hoy eldiario.es son tan claros y elocuentes, que no hay que comentar nada sobre ellos. Cuanto más formación y mejor elegida con criterios de necesidad social, y si además hemos elegido los estudios que nos gustan, y los ampliamos constantemente con arreglo a nuestros deseos y posibilidades de crecer con ellos, mucho menos desempleo.


12.4.17

Aprender a vivir depende de nosotros


La psicóloga Alejandra Vallejo Nágera ha sido entrevistada en Heraldo de Aragón y hemos entresacado tres respuestas para reflexionar sobre lo que nos dice como profesional. Tenemos menos motivos que nuestros abuelos para sentirnos mal, pero en cambio no somos capaces de ser igual de felices que ellos. Algo debe inquietarnos, algo debemos cambiar cada uno de nosotros.

11.4.17

Las mandarinas no pertenecen al mundo de los ajos

No todos los lugares en donde pareces encajar bien, son esos lugares a los que perteneces. Puede que no te acepten, que encajes bien y se aprovechen de ese cualidad, pero nada más. 

Pertenecer es algo mucho más importante  de lo que imaginamos, es la aceptación de tí con tus errores y fallos. 

Pero encajar es simplemente estar bien, sujeto, ocupando tu lugar, pero sabiendo o aceptando que en cuanto venga “el ajo” correspondiente, te quitarán de tu sitio, aunque seas una hermosa y sabrosa mandarina de colores.

7.4.17

Por qué se iluminan las estrellas?

Decía Antoine de Saint-Exupéry en El Principito: 

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya”

A veces se nos ilumina el camino, nos adentramos en él, no sabemos el motivo de ese flash pero nos ha indicado el bueno, el correcto. Tan importante es que se ilumine, como que lo sepamos ver nosotros.

24.3.17

Por qué surge el cáncer, los tumores?

Ayer nos dijeron que el 66% de los cánceres son impredecibles (no indetectables en procesos de control predecibles) y que no depende su crecimiento de nuestro hábitos de vida o de nuestras herencias genéticas.

Sabíamos que el tumor surge por un error en la multiplicación de las células. Cada una de ellas debe replicar su ADN de forma perfecta, cada vez que se auto multiplica. Pero algunas de ellas van cometiendo errores mínimos, que por multiplicación hacen que en un tiempo surgan células equivocadas que provocan los tumores.

En teoría, cuanto más mayores seamos, más posibilidades de que se vayan acumulando errores casi matemáticos en las réplicas de nuestras células pues muchas más veces se han tenido que replicar, pero también depende del tipo de error que éstas cometan al multiplicarse.

Es cierto también que nuestro estilo de vida, el tabaco o la exposición a ciertos productos, hace que se cometan más errores, sean más necesarias las multiplicaciones que reemplazan células muertas, y con ello, más lógico que se produzcan mutaciones equivocadas de forma aleatoria. El Centro Oncológico Integral Sidney Kimmel de Baltimore en EEUU nos lo ha intentado explicar, pero con las reservas lógicas para que no perdamos nuestra forma sana de vida.

Todos tenemos amigos que han sufrido cáncer y han llevado un tipo de vida muy saludable. Entran en esos 66% de tumores aleatorios. Cristian Tomasetti lo explica así: “cada vez que una célula normal se divide y copia su ADN para producir dos nuevas células se cometen múltiples errores. Y estos errores en las copias son una fuente potente de mutaciones cancerígenas que han sido tradicionalmente infravaloradas desde un punto de vista científico. Y en este contexto, nuestro trabajo ofrece la primera estimación del porcentaje de errores ocasionados por estos errores”.

Nuestro sistema de vida logra que estos errores se multipliquen con errores más o menos veces, que las irritaciones de ciertas partes hagan necesario más o menos repeticiones de células muertas o deformes. Por eso el control constante de nuestra salud es imprescindible para detectar posibles tumores en sus estados más incipientes.


Se calcula que frente a ese 66% de tumores aleatorios, hay un 29% de tumores producto de los factores ambientales o de sistema de vida y un 5% de factores hereditarios. Pero también hay que añadir que estos números dependen del tipo de cáncer, pues no en todos los tipos son iguales. Por ejemplo el 95% de los tumores de cerebro, huesos o páncreas son por factores de errores al multiplicar células, mientras que sólo el 35% de pulmón lo son por este motivo.

Un poema para vivir muchos años

Un dejo abajo un pequeño texto poema de un pedagogo de Uruguay, que a sus 92 años y a modo de testamento vital nos dejó este texto en donde recogía sus experiencias de vida. 

Se llamaba Roberto Abadíe Soriano, y además de el profesor de niños, junto al también profesor, poeta y pedagogo Humberto Zarrilli Caruso publicaron más de una decena de libros para las escuelas, y fundaron en Uruguay la escuela nocturna para que los jóvenes trabajadores pudieran formarse. Os dejo su poema:




Vida sana y ordenada,
la comida moderada.
No abusar de los remedios.
Buscar por todos los medios
no alterarse por nada.
Ejercicio y diversión,
no tener nunca aprehensión.
Poco encierro, mucho trato
y continua ocupación.

21.3.17

Hacer ejercicios físicos como los animales

Todas las mañanas nada más levantarse, mi perro Chusky hace unos estiramientos que nos deberían servir de ejemplo a los humanos. Nadie le ha enseñado, los hace desde pequeño y porque lo debe tener programado en sus genes. Sobre el suelo duro se estira muy lentamente, primero las piernas hasta casi crujir, luego se agacha hasta que la tripa casi le toca el suelo y estira los brazos pero muy lentamente para a continuación mover la cabeza de lado a lado. Todos estos ejercicios los hace dos veces al menos. Vuelva a su posición normal, y ya sigue funcionando todo el día con su energía habitual.

Movimientos intensos pero realizados muy despacio. Estiramientos de los músculos que han estado toda la noche entumecidos, para que se calienten y estén preparados por si tiene que saltar y pelearse contra una mosca o una paloma del balcón de enfrente.

Ahora está de moda hacer como ejercicios entre humanos, movimientos de animales, profundos y lentos, sin forzar nunca los músculos de forma rápida, sino poco a poco. Estamos aprendiendo de los perros y los leones.

Movimientos mucho más recomendados para personas de edad avanzada, para lograr mover lentamente todos los músculos, sin forzar nada.

Dudar es necesario para acertar. Incluso para equivocarte

Si tienes dudas es bueno, eso señala que existen varias ideas sobre tu mesa de trabajo mental. Tener dudas significa que no tienes algo claro, que puede ser una banalidad o algo mucho más serio, pero que has ido construyendo diversas alternativas sobre caminos que empezaron igual y que ahora ya exigen una toma de decisión. Y eso supone que al menos tienes dos opciones donde elegir.

Todos tenemos siempre dudas, incluso a veces grandes dudas que nos ofrecen dos caminos totalmente distintos. Sabes de antemano que cada uno de ellos lleva a un destino diferente. Y tienes que elegir. Estos cruces de caminos a veces los creamos nosotros mismos, dudando. 

Tampoco pasa nada grave. Si dudamos es que tenemos fundamentos para dudar. Tomes el camino que tomes, al principio pensarás que te has equivocado. Siempre nos suele suceder eso. Dudar es de humanos. Pero luego el tiempo nos muestra siempre que el camino emprendido es el mejor…, sobre todo porque el otro ya no es posible elegirlo.


Nunca te pueden acompañar los mismos caballeros andantes durante todo tu trayecto. Al elegir uno de los dos caminos, perderás tropa. Sin duda. Incluso puede que pierdas a todo el ejército. Pero no te preocupes por eso. En el camino elegido también te encontrarás con soldados nuevos.

20.3.17

Acepta las críticas. Pero analízalas para que sean válidas

Mira, con sinceridad, admite que es seguro que te van a criticar. No es posible evitarlo si de verdad haces cosas que merecen la pena. Y admite también que algunas críticas serán destructivas y otras constructivas. Críticas positivas que buscan mejorar los procesos, y críticas negativas que buscan su propio beneficio o destruir el tuyo.

Tú debes ser tan inteligente como para saber cuáles deberías escuchar y cuáles ignorar. Aunque algunas vengan desde donde menos te imaginabas, sean fuertes y sin sentido. Tampoco debes hacer como quien teniendo poder, cree que este le puede tapar todas las cosas mal hechas. El poder se tiene y se pierde. Hay que estar preparado para las dos fases.


Aprender de las críticas es positivo. Aprender de los errores más. Pero para ello debes saber diferenciar la motivación de las mismas y su espíritu creativo o destructivo. ¿Benefician a alguien las críticas que te vierten?

La buena vejez es la lenta y sin dolor. Aristóteles

Aristóteles nos decía hace casi 2.400 años estas palabras sobre la vejez en su trato sobre la retórica. “La buena vejez es la vejez lenta y sin dolor, porque no es buena vejez la del que envejece rápidamente ni tampoco la del que envejece con lentitud pero con sufrimiento”.

Debemos envejecer a una velocidad natural, siempre que nos acompaña esa “suerte” a la que también se refería Aristóteles. Contra o a favor de la suerte, poco podemos hacer, pero del resto nos deberíamos ocupar con más normalidad.

Nadie nos pide un ejercicio físico excesivo, pero sí cambiar el sillón por las zapatillas de andar por la calle o el campo. Nadie nos prohibe ver la televisión, pero sí es recomendable tener actividades intelectuales. Nadie nos dice que la soledad elegida sea un drama, pero sí se nos advierte que relacionarnos con más personas es muy importante. Muchos nos prohiben comer de casi todo lo que es bueno, pero se les olvida advertirnos que la mayoría de los problemas en la alimentación se resuelven comiendo la mitad de lo que comemos aunque sea de todo. Muchos nos recetan pastillas como elementos milagrosos, pero se nos orilla ante la mejor de las pastillas que es hablar y escuchar, tener amor y compartirlo.


Envejecer no es morir. Morir es una actividad hacia la que caminamos en el mismo momento de nacer. Envejecer es tener una actividad diferente, una cantidad de energía distinta, unas sonrisas más escondidas, unas ganas que hay que provocar.

19.3.17

Si tienes más de 60 años léelo. Si no, espera unos años

Si yas tienes más de 60 años y me estás leyendo, tienes suerte, has decidido salir de tu zona de confort y te has puesto en la dura tarea de seguir aprendiendo, o lo que es mejor todavía, en practicar con tu mente como si estuvieras haciendo gimnasia mental. Bien, estás logrando mover el cerebro y con ello estás logrando vida. No es una tontería, es una realidad comprobada. No se trata de vivir más, se trata de vivir más años mejor. Sigue buscando más información en muchos otros lugares. Pero termina de leerme.

Si sigues con tus rutinas, estarás más tranquilo, pero más apagado también, menos activo, y como tendrás que pensar menos es posible incluso que te canses poco. De momento. Todo se hace automáticamente, no es necesario poner de tu parte y puedes vivir de maravilla en tu zona de confort, tranquilo y sin que nadie te moleste.

En realidad te estás molestando tú mismo.

Debes meter en tu cerebro información nueva. De lo que quieres, de lo que te guste, de lo que creas que es válido para tu forma de vida. Ya no se trata de conquistar el mundo, sino de conquistarte a ti. Sé tú. Por cierto, esta tarea —la de salir de la zona de confort— es muy complicada. Pero eso es lo bueno, ponerse retos complicados. Sigue buscando retos nuevos. Te queda toda la vida.

A partir de los 20 años las neuronas, las tuyas y las mías, empezaron a envejecer. Pero hay muchas maneras de envejecer, lo sabes, así que si aprender a ejercitarse es válido para tus piernas o tu corazón, también es válido para tus neuronas.


Habla, lee, conversa, reúnete con personas de tu edad o de otra, entrénate para ser mejor en lo que has decidido ser de nuevo, aprende y practica algo diferente a todo lo que has hecho hasta ahora, juega que el juego es bueno a todas las edades, sé positivo, ríete y activa tu mente. Haz relaciones nuevas. Escuchar y aprende. Y equivócate. No pasa nada por errar.

Si estás en la tercera edad, sal de tu zona de confort

Las personas mayores, tendemos normalmente a estar asentados en nuestra zona de confort y más que a ninguna edad, creemos que nos pertenece y que no debemos salir de ella, pues ya hemos hecho todo en la vida. Un peligroso error para nuestra salud mental y física.

Si tenemos sobre los 60 años y a poco que la ciencia sea capaz de adelantar algo los procesos de antienvejecimiento, vamos a poder llegar a los 90 o incluso más, en condiciones muy aceptables para disfrutar de la vida. Recordar que no se trata de vivir más, sino de vivir mejor en los últimos años de nuestra vida.

Pero para ello, además de que la ciencia tiene que encontrar algunos mecanismos de defensa contra enfermedades graves, nosotros como adultos asentados en la zona confort, debemos empezar a plantearnos varias cosas.

Una de ellas, tal vez la más importante, es que además de ejercicio físico moderado, debemos dejar de lado, abandonar más bien, esa zona de confort en la que es posible que nos hayamos asentado. Necesitamos seguir explorando vida aunque tengamos 70 años, pues depende de ello que sigamos vivos. La mente tiene que seguir recibiendo estímulos nuevos, debemos adaptarnos a las nuevas posibilidades, incluidas las nuevas tecnologías, y seguir pensando activamente todos los días.

Debemos tener un motivo vital para seguir vivos. Algo importante para nosotros nos tiene que empujar todos los días a levantarnos y seguir luchando. Da igual qué, pero algo debemos tener encima que nos ayude a seguir peleando contra las adversidades. Y si estas no existen…, tendremos que inventárnoslas, para sentirnos útiles.

No hay que estar simplemente acompañados de otras personas que también estén asentadas en sus respectivas zonas de confort, de tranquilidad, de sosiego, de pasividad. Hay que marcarse objetivos e ir a por ellos. Trabajar, trabajar, trabajar…, para uno mismo y para la sociedad.

26.2.17

Pablo Ráez. Ejemplo de optimismo ante la lucha

Tras dos años luchando contra la leucemia, ayer 25 de febrero se apagó la luz de la esperanza del luchador Pablo Ráez. Tenía 20 años y desde hacía meses  a través de las redes sociales, concienciaba a la sociedad de la importancia de donar médula ósea para salvar vidas de otras personas, enfermas como él.

La verdad es que el proceso de aféresis o extracción de células madre no es apenas doloroso, sí es cierto que terminas cansado, pero con la satisfacción de haber hecho algo bueno por la sociedad.

El ejemplo de vida que dio Pablo Raéz, mostrando sus cicatrices, su estancia hospitalaria, transmitiendo vida en cada mensaje que nos ponía en redes, ha calado hondo en la sociedad, multiplicando de forma considerable las donaciones de médula ósea en nuestro país.

Pablo fue tratado con quimioterapia, y posteriormente se le trasplantó médula de un familiar, pero diez meses después de este episodio, la enfermedad volvió a aparecer. Debido a este revés, fue ingresado nuevamente en noviembre de 2016, para un nuevo trasplante.

Siempre sin perder la sonrisa, mandando mensajes de apoyo —aunque supongo que interiormente no estaría tan animado— Pablo Ráez fue un chaval de 20 años que en más de una ocasión nos emocionó a todos, y a mi me recordaba algunos episodios vividos junto a otros luchadores a los que vi vencer la batalla.

Tal vez sea la experiencia personal, aquello que me hace escribirle unas líneas ahora con más energía vital, pues cuando supe la noticia de su fallecimiento apenas lo podía creer. Pablo tenía una vida por delante, y a pesar de su juventud, nos ha dejado un legado tremendo, frases que calan hondo, y una ilusión por vivir increíble.

Sigamos donando, dejando un poquito de todos nosotros para salvar vidas. Seguro que es lo que él querría ver. Gracias por tu ejemplo y por mostrar la enfermedad como es, sin filtros.

Donde estés…, Simplemente gracias.

Laura Puente Ajovín

6.2.17

Agua con limón, para empezar el día

Lo sabemos aunque no siempre actuamos así por las mañanas. La mejor bebida para empezar el día es un vaso de agua con zumo de limón. Nada más levantarnos, antes de desayunar, para que empecemos el día con efectos beneficiosos para la digestión, la piel, el sistema inmunitario, la concentración o la pérdida de peso. Te ayuda a tomar agua para la deshidratación de la noche al estar varias horas sin tomar líquidos, te aporta vitaminas y minerales, siempre que te lo tomes nada más exprimir el medio limón en un vaso de agua de unos 250 c.c.; y te ayudará a que el desayuno posterior se pueda digerir mucho mejor pues inicia el proceso de bilis del sistema digestivo.

Cuida los niveles de insulina, ayuda a eliminar mejor las posibles toxinas de la noche, limpiando mejor el hígado, ayuda en el estreñimiento, ayuda en el sistema inmunológico, aporta energía natural, rejuvenece la piel, despierta la mente ante el nuevo día, y limpia la boca de bacterias evitando la sequedad bucal antes del desayuno.

El único posible problema en algunas pocas personas, es que produzco acidez estomacal. Si es así, con dejarlo de tomar por las mañanas se resuelve el asunto, pero no es habitual. Intenta aunque no es lo mismo, con naranja o mandarina, o cambiarlo por un té verde.

1.2.17

La religión mejora la salud de los creyentes

Es posible que seas creyente de alguna religión, sería lo habitual, pues se calcula que unos 4.500.000 de personas, y somos unos 7.000.000 habitantes, creen en alguna deidad, religión o similar. Lo curioso es que además de ser mayoría, gozas de mejor salud que el resto. La religión cura. En España el 70% más o menos se siente católica, un 3% cree en religiones diferentes al catolicismo, y sobre un 10% somos ateos que no creen que exista ningún dios y un 27% son no creyentes en un Dios concreto y claro, o más llamados agnósticos.

Decía que el 70% de los sí creyentes, esos gozan de mejor salud, pues la religión cura. Sí, sí, la religión ayuda a mejorar procesos simples de enfermedades que terminamos tratando con pastillas. Reduce la artritis, la ansiedad, el estrés, la depresión, la presión arterial y el consumo de medicamentos. ¿Y por qué sucede esto? Pues vamos a explicarlo.

Una persona que habla con Dios, es decir, que ora o reza de forma activa y constante, en realidad está más cerca de la meditación de lo que ella se cree. Entra en procesos reflexivos, de relajación, de análisis interiores de sus actos o del cómo afrontar los que le sobrevienen. Si habla con Dios, en realidad está hablando consigo mismo.

Pero además sus formas de entender la vida son más integradoras, y eso no quiere decir que los ateos o agnósticos no lo seamos, sino que cambian nuestras formas de serlo. Y aquí estamos hablando de personas que se tomen de forma activa la religión, tal vez el 25% de los hombres que se consideran practicantes y un 35% de las mujeres practicantes, cifras que aumentan con la edad sobre todo en el caso de las féminas.El resto de los que dicen ser católicos, no son de nada, pero tampoco saben que no lo son. O no quieren decirlo.

Necesitamos creer en algo, incluso necesitamos que nos encontremos con alguna creencia ya formada y que nos sea transmitida. Tal vez como decía Jeffrey Masson, la religión de cualquier tipo es la única diferencia entre humanos y animales. Necesitamos creer en algo, en el alma, en Dios, en unos animales superiores, en algo intangible. Es lo más sencillo para no respondernos con serias dudas.

Si nos tenemos que morir, nada como admitir que estamos aquí de paso, que alguien nos ha puesto para darle sentido a nuestra vida entregándonos en una parte a los demás, pues estas creencias básicas nos ayudan a soportar mejor el dolor y el sufrimiento. Y sin que nos demos cuenta, no ofrecen una seguridad añadida en los años más débiles de nuestra vida.

Entre rezar y tomar pastillas antidepresivas o para no tener insomnio, sin duda es casi seguro que lo primero tenga menos efectos secundarios. Sobre todo si no eres muy exigente con la vida eterna, la vida en plural, la vida de las preguntas constantes.

30.1.17

Crisis de migrañas. Síntomas y soluciones

Si hace "clic" la verá más grande
Vamos hablar de las migrañas, y antes de nada hay que advertir que es un problema de salud muy serio, invalidante en algunos casos, y que siempre, repito, siempre, debe estar controlado por médicos, que además de recetar medicación, deben intentar saber los motivos de las crisis con el control de un especialista. Prohibido pues automedicarse de forma fuerte, sin antes haberlo hablado con un especialista. Ahora voy a dar algunos consejos o ideas, pero siempre hay que tomarlos con precaución, cada persona somos un mundo, y nada es perfecto para todo el mundo.

Las migrañas suelen empezar poco a poco, tan suavemente que a veces las desentendemos, y cuando nos damos cuenta ya se han ido haciendo fuertes en nuestra cabeza y resulta tarde tomarnos la primera pastilla contra ellas. Es fundamental que a los primeros síntomas tomemos la primera pastilla contra los dolores.

Es muy importante también llevar un pequeño dietario o diario con las crisis, donde apuntaremos las crisis, su fuerza, y la alimentación de cada día. Hay personas que algunos alimentos les desencadenan crisis de migraña y es bueno saber el motivo, pues además las puñeteras no se desencadenan a las pocas horas de tomar el alimento o la bebida, sino a veces a los dos o tres días.

Es muy cierto que los periodos de estrés o incluso todo lo contrario, los periodos de calma tras periodos de mucha tensión, desencadenan las migrañas. Es importante detectar estos posibles motivos.

Siempre hay que llevar encima la pastilla “fuerte” que nos hayan recetado, para crisis de mayor virulencia. Y sin duda también pastilla de las “normales” para crisis esporádicas, pues nunca sabemos en qué momento nos puede romper el día. Tomar siempre con agua, y en una farmacia o en un bar te pueden dar un vaso de agua sin problemas.

Hay personas a las que tomar café sin azúcar con una gotas de zumo de limón le va muy bien y le resuelve el problema. Parece contradictorio pero es así. Puedes probar pues la cafeína produce vasoconstricción y puede ayudarte a resolver el dolor. La infusión de hojas de limonero ayuda en mitigar los dolores, y a falta de estas hojas, hay personas que se ponen unas gotas de zumo de limón. Tomar cafeína funciona bien en algunas personas, y mal en otras. Cuidado con tomarlo de forma masiva, pues sube la tensión sanguínea.

Cuando la crisis sea fuerte, necesitas tranquilidad, silencio, oscuridad, y ponerte algo fresco en la frente o en el cuero cabelludo. Pueden ser unas rodajas de pepino, de patata, la cáscara de melón o sandía, que antes hayan pasados unos minutos por el congelador. O un pañuelo mojado con agua helada.

Y recuerda que si eres propenso a tener crisis de migrañas, debes intentar no consumir alcohol, chocolate, conservantes artificiales, no tomar mucho sol sobre todo en la cabeza, cuidar de controlar el estrés, no pasar hambre en las horas de comida por ayunos e intentar comer a horas fijas, dormir con calma y a unas horas repetitivas, no tomar mucho queso curado o pescados ahumados. Pero en la alimentación, es más importante que logres tú mismo detectar qué te sienta mal ante las crisis, recordando que pueden haber pasado un par de días desde la ingesta del alimento crítico.

¡Rebelaros, abuelos! Mientras haya salud, somos libres.

En esa pérdida de valores por efectos de no se sabe bien qué mecanismos, donde se mezcla el egoísmo, el individualismo y la crisis total de referencias incluso familiares, las relaciones entre hijos y padres, en el mundo occidental, está atravesando un periodo jorobado, agrio, duro, donde todo está en constante revisión.

Los padres pasan enseguida de ser eso, padres protectores y blandos…, a ser abuelos. Y esto que parece lógico y un camino sencillo, se convierte en un drama callado, soterrado y admitido, en numerosas ocasiones. Los abuelos en excesivos casos, se convierten sin que nadie lo diga claro, en una de estas dos clases contundentes. O criados o un estorbo.

Están los abuelos que utilizamos como criados gratis, no ya sólo como cuidador del nieto sino como persona que a cualquier hora, en cualquier momento, debe estar a disposición de los hijos, repartiéndose los horarios de atención instantánea, de una forma que no se lograría con ningún trabajador por cuenta ajena.

Para más curiosidad, los hijos intentan convencer a los abuelos de que es bueno para ellos, que así se sienten útiles y válidos y les alarga la vida atender a los hijos. Es cierto que la relación nietos y abuelos es positiva si es estrecha y colaborativa, pero no si es obligatoria y constante, como sustitutiva de los padres.

Pero aunque se disfrace de atender a los nietos, es mentira…, a quién estás atendiendo es a los hijos.

Y no ya en horarios laborales para que los hijos puedan pagar la hipoteca, no, ni para que se realicen los miembros jóvenes de la familia a costa de que no se realicen los miembros mayores y ya en periodo de descanso. No.

Es que los abuelos tienen que estar a disposición y prevengan, también los fines de semana, pues los hijos se tienen que ir a divertir. Incluso deben irse de viaje de vacaciones y fin de semana solos. A joder o a bailar. A follar o a mirarse a los ojos. Evitando que puedan hacer lo mismo sus padres, que para eso son ya abuelos y no se hacen arrumacos.

Los abuelos también tienen que poderse ir a cenar a un restaurante, y con más derechos que sus hijos. Sobre todo porque no pudieron hacerlo cuando ellos eran niños. Deberían poder quedar con los amigos, pero ya no pueden…, pues cada pareja de amigos tienen a sus propios nietos agarrados con unas esposas.

Y luego está el otro tipo de relación. La de la absoluta dejadez relacional. Los abuelos son eso: abuelos, viejos, carcas, antiguos, aburridos, impertinentes, pesados. Si los hijos no los necesitan, los olvidan. Pueden pasar de tener al nieto todos los días 8 horas, a verlo una vez al mes y en una cafetería.

Ir a comer a casa de los abuelos no, pues cocinan con mucha grasa, o fuman, o huele la casa a viejo. Cualquier excusa sirve para además hablar con otros amigos hijos jóvenes de abuelos con las mismas realidades, de lo impertinentes que son los viejos. Hemos dejado de ser criados para ser presa de las críticas de nuestros “jefes” hijos.

No hablo de abuelos de 80 años (que también podría), lo hago de abuelos de 60, de 55 o de 65 años. De esa edad en la que las personas deberíamos estar disfrutando del descanso y no con más horario laboral que cuando nos ordenaba el jefe qué hacer. Nuestros hijos pueden ser peores jefes que nuestro asqueroso jefe de personal.

Y no he querido hablar de ese otro tipo de abuelos, con una jubilación suficiente, que tiene que amamantar todavía y con 60 años a sus propios hijos, pues o no les llega, o están en casa de vuelta o de NO ida…, y que a poco que te rebeles te miran con cara de asesinos. Los abuelos de edad, no tenemos derecho ni a quejarnos, pues enseguida hemos perdido los derechos más básicos a la libertad. Y eso…, creo que no deberíamos permitir.

¡Rebelaros, abuelos! aunque no tengáis nietos. Mientras haya salud, sois, somos, libres.

@Medranica
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...