23.12.16

Regalos baratos, que no cuestan dinero

Fijaros qué cinco regalos tan sencillos, tan simples, tan baratos. Escuchar a los que nos rodean, entregar una sonrisa, dar más cariño, ser más gratificante con todos los que nos acompañen, hacer algún favor a los que lo necesitan, dar un abrazo de árbol, saber que cada día es único. Regalos baratos, que no cuestan dinero.

21.12.16

“Siembra” es una palabra fabulosa

Ayer ví este escaparate en una librería católica. Me pareció atractivo y válido y por eso lo traigo. Y vamos a matizar. No voy a defender ninguna religión, cada uno cree y practica con lo que tiene fé y quiere. Lo que no quita que muchas de sus ideas o planteamientos sean válidos para las personas, crean en una religión o en la contraria.

“Siembra” es una palabra fabulosa. Es el comienzo de algo, es creer en lo que haces, es tomar partido y decidir hacer. Puedes sembrar ideas o perdones, pero también trabajos y apoyos, ayudas y abrazos. Sembrar es creer en que se recogerá fruto, en que te vas a obligar a regar y abonar.

Me da igual, nos da igual a todxs, que siembres desde ópticas religiosas, sociales o políticas. Si siembras de buena fé, con ganas de trabajar por lo que siembres, si eres emocionalmente inteligente, deberemos aplaudirte. Nunca está garantizado el éxito, pero siempre dependerá de tí. No crean en los ángeles que viene volando, los ángeles los tienes que buscar, llamarlos con fuerza y traerlos para que ayuden en tu trabajo.

Esos Ángeles icónicos con alas y además espadas o lanzas, no sirven. Emplear las herramientas de matar para querer convencernos de que son enviados de la bondad, es una falsedad total. Los ángeles de verdad no se les nota, son sinceros pero también callados y no hacen ruido. Emplean la fuerza de su trabajo.

16.12.16

Adicción compulsiva a las compras. Un serio problema


La imagen no tiene nada que ver con el texto que viene a continuación
El primer paso para solucionar un problema, es admitirlo. Y todo tipo de adicciones son un problema. Un serio problema que nos resta libertad. Y no estamos hablando solo de las adicciones en forma de drogas más o menos duras, sino de muchas otras adicciones en las que caemos sin darnos cuenta de su poder de robarnos libertad personal a cambio de felicidad artificial.

Pensamos que con ello vamos a ser más felices. Pero no es así. Si eres por ejemplo adicto a las compras, la felicidad te durará minutos, horas quizás, pero no será eterna. Tener más vestidos o zapatos, tener un modelo de cada color..., es necesario? Algunas personas piensan que esa compra va a llenar un hueco que no tienen, o que por tener tal o cual cosa la gente les respetará más. Y no. No es así.  Nos mueven en el consumismo desaforado para robarnos nuestras horas de trabajo que vendemos por pocas monedas, a costa de cosas en las que ellos ponen los precios para seguir ganando mucho dinero con la trampa que nos ponen.

Llenar el tiempo vacío en comprar, en tomar el café más caro del bar, no sirve de nada si por dentro sabes que no te beneficia. Que cuando pases la tarde de tiendas y vuelvas a casa llena de bolsas, descubrirás que tienes tres bolsos del mismo color que el que has comprado y dos camisas aún sin estrenar, ¡y acabas de comprarte dos camisetas que estaban de oferta! Has caído en el consumismo programado.

Un 3% de la población padece adicción compulsiva y grave a las compras, según expertos del hospital Quirón.



El perfil del comprador compulsivo ronda los 40 años y afecta en mayor medida a las mujeres.



Este trastorno afecta a dos tercios más de mujeres que de hombres, pero además casi un 40% de los españoles compran más de lo que necesitarían.

Hay casos en los que está adicción sustituye de manera inconsciente una carencia de algo que nos haga feliz o llene nuestro tiempo. No olvidemos que muchas veces, las personas adictas no son conscientes de ello, y cuando se dan cuenta quizás es porqué no tienen una fuente de ingresos que les permita gastar sin parar. Pero las personas con poco dinero también se pueden convertir en compradoras compulsivas sin control, para eso se inventaron “los chinos” los “todo a cien” o las tiendes outlet.

Si empiezas a ver tiendas, pero tú mism@ te planteas, te preguntas en ru diálogo interior: —“Buuuuf si es que tengo de todo”; “ ¿y este trasto para que lo quiero?—. O incluso si buscas algo diferente a ir de compras con lo que llenar tu tiempo, puede que empieces a superarlo.

No olvides que toda ayuda es poca en estos casos y que como decía al principio, tener más vestidos que nadie no te hace más feliz. Quizás es mejor tener un solo vestido  y cien amig@s con los que salir a lucirlo.

Laura Puente Ajovin

14.12.16

Manifiesto de liberación afectiva masculina


Imagen del excelente fotógrafo Jorge Molder
Algunos hombres, cansados de la reprensión emocional a la que han sido sometidos por la cultura y en parte por valores poco humanistas, y repudiando además la estructura patriarcal con la que han sido educados, se ven obligados a transmitir, expresar y estipular las siguientes normas de libertad emocional:

Tener derecho a:

1.     Sentir miedo
2.     Ser débiles y pedir ayuda cuando lo estimen oportuno
3.     Cometer errores y no saber qué hacer
4.     Fracasar económicamente, ser pobres y no experimentar el ocio de manera intensa
5.     Vivir en paz, negarse a la agresión y a la guerra, y por supuesto a todo tipo de violencia interna y extrema
6.     Emocionarse y expresar sus sentimientos positivos ya sea física o verbalmente
7.     Estar más tiempo en familia y participar de forma activa en la crianza de los hijos
8.     Comunicarse de forma efectiva con los demás hombres y fomentar la amistad masculina sin rivalizar ni competir
9.     Disfrutar del sexo sin ser considerados adictos sexuales
10.  Poder fallar como reproductores e incluso a no transmitir el apellido
11.  Tener una sexualidad más afectiva y amorosa
12.  Intentar ser más fieles.

Basándonos en estas reivindicaciones, bien podría decirse que es lógico que los hombres reivindiquen ser débiles o tener miedo ¿Por qué no va a llorar un hombre? ¿Acaso que un hombre se equivoque es fatal?

Vivimos en una época en la que tanto el hombre como la mujer trabajan en muchos casos fuera de casa y a veces la esposa puede tener una situación más estable que el marido, y no por eso el hombre debe sentirse peor. Un matrimonio o convivencia es una unión donde todo se comparte. Incluso puede ser que la esposa trabaje y el hombre no tenga trabajo ocasionalmente y se dedique a cuidar de sus hijos y del hogar.

No por ser niño hay que jugar con pistolas y matar indios, o convertirse en alguien agresivo con más fuerza que nadie. Hay hombres, MUCHOS, que rechazan la violencia y no nos debe parece extraño, ¿por qué? Y digo esto porque en la última concentración contra la violencia de género escuché a una señora decir que le parecía raro que hubiera tanto hombre. Ese es una gran parte del éxito.

El hecho de ser hombre no implica pensar siempre en el sexo, y desde luego y como a todo ser humano, quieren disfrutar de ese momento, hacerlo placentero y si un día fallan pues no pasa nada. Nosotras a veces fingimos orgasmos y tampoco está bien ¿no?

Concluyendo: no me gustan los tipos duros, quiero que se muestren como son, y si hay que emocionarse, pues que lo hagan, y si quieren dar un biberón en público pues perfecto.

Y desde luego se pueden equivocar, tener miedo de muchas cosas, y ser románticos. Esto no les convertirá en menos hombres, todo es una manera de pensar equivocada y anticuada.

Laura Puente Ajovín

12.12.16

Listo. Inteligente. Inteligente Emocional

Admitiendo que no es lo mismo ser listo que inteligente, incluso que no tiene el mismo valor ser inteligente a ser inteligente emocional, vamos a ver algunos brochazos bastos sobre todo esto. Más que nada para ser felices dentro de nuestras posibilidades, avanzando siempre hacia el final. La meta siempre es el final, y no suele ser lo más bonito del camino.

Una persona que sepa emplear la inteligencia emocional, además de saberse poner en el lugar del problema, sabe controlarse y modular sus formas y mensajes…, según el momento y el interlocutor. Emplea las emociones de los demás y las suyas propias para edificar las posibles respuestas ante las dificultades del camino.

Sabe hablarse, escucharse desde su interior, sabe escuchar a los demás y con la suma de todo hacer un diálogo constructivo que sirva a las partes. No siempre tiene “la” solución, pero siempre debe tener “una” solución. No es un negociador, es una simple persona que emplea el sentido común y escucha sus sonidos. Y sabe emplear los silencios.

Pero es verdad que no todo es tan sencillo, y que para parecer inteligente la prepotencia es el gran enemigo de esa inteligencia emocional que tanto publicitamos en los últimos años, y sin duda admitir que si caes en sus brazos, pierdes todo lo conseguido. Un inteligente emocional nunca debe parecer prepotente. Serlo menos, pero tampoco parecerlo.

Todos fallamos, incluidos los que se creen inteligentes. Más estos, casi seguro, pues suelen tomar más tipos de decisiones.

Equivocarse entra dentro de lo normal si todos los que tenemos que tomar decisiones nos damos cuenta de ello, si no persistimos mucho en el error, si sabemos buscar una solución.

Todos nosotros vamos caminando por la vida con independencia del tipo de piedras que nos vayamos encontrando en el camino. Queremos llegar a un destino, y sabemos, admitimos, que para alcanzar la meta nos vamos a encontrar con entretenimientos y dificultades. Depende de los momentos, de las horas, de las fuerzas. Entra en el precio de andar.

No pienses tanto en el que dirán de ti, se equivocan siempre. Incluso cuando aciertan, que será la mayoría de las veces. Simplemente se equivocan pues no saben qué camino vas a tomar mañana mismo. Incluso tú mismo tampoco lo sabes. Ni eres tan bueno como te dicen…, ni tan malo. Y eso mismo debes decirte tú por las noches.

Lo normal es que en realidad nunca sepamos qué o cómo somos. Es el juego de la vida. Intenta hacerlo bien y estar contento con tu parecer y tus actitudes. Aprende a escuchar y a entenderlos. Incluso desde el disenso.

Para llegar hay que seguir avanzando, hay que correr algunos riesgos, hay que plantar cara, hay que fracasar y levantarse, hay que tomar decisiones. La suerte no existe. Al menos la buena. Se llama trabajo y formación, se llama ganas de seguir.

Y recuerda que al final siempre está la misma meta para todos. La muerte. No es agradable, por eso hay que disfrutar del camino.

11.12.16

Aditivos peligrosos (si se abusa) para la salud

Circulan muchas listas de colorantes y aditivos que se añaden a los alimentos que consumimos y su peligrosidad. Sin ser alarmistas, debemos conocer que la legislación española permite hasta 2.500 aditivos de todo tipo y que antes de ser permitidos se realizan unos estudios más que suficientes para garantizar que no tienen problemas para la salud. Pero también debemos advertir que el consumo excesivo, continuado y sin control, el dejar de tomar alimentos naturales realizados por nosotros para tomar siempre productos envasado, tiene sus problemas para la salud.

Os dejo un cuadro que publicó en su día la revista CNR en el año 2000 y que nos puede servir de referencia para los más utilizados y conocidos de todos ellos.

7.12.16

Lista alimentos para 14 días en habitación del pánico

No sé bien el motivo, pero están circulando listas con todo lo necesario para estar 14 días encerrado en un refugio o habitación del pánico, por si sucediera una catástrofe natural o provocada por los humanos. Deben ser ganas de meter miedo o de que compremos algo que no vamos a tener necesidad de consumir, sí de estropear si no tenemos cuidado, pero el caso es gastar dinero. Son listas donde se nos dicen qué debemos guardar en la despensa de estas habitaciones del pánico, más unos consejos para sobrevivir esos 14 días. No dicen nada de qué hacer trascurrido ese tiempo. ¿Salir? ¿Mirar por una rendija? Se olvidan de algunas cosas que yo he ido añadiendo.

Esa reserva de emergencia se puede tener guardada y bien archivada con fechas de compra y de caducidad, para ir consumiendo en el hogar y reponiendo los productos, según vayan pasando los meses. Sería una reserva constante en un almacén preparado para ello. Un garaje, una habitación preparada para almacén o despensa, etc. Si es una habitación del pánico de verdad, debe tener una mesa, una silla, una cama o similar y un wc químico.

Tenemos que pensar en que muy posiblemente en estos casos, la energía sea inconstante o nula. Cocinar será imposible o muy complicado, si es invierno hará mucho frío, si es verano y no es posible abrir ventanas de ventilación se concentrará mucho calor, y por las noches la oscuridad será inevitable.

Los datos que se publican en estas listas generalmente americanas o alemanas son por persona. Ustedes los pueden adaptar al número que necesiten e incluso a los hábitos alimentícios de la familia o a la época en que deba guardar ciertos productos. En caso de fallo eléctrico, debe consumir primero como es lógico, aquellos productos que pueden quedar pasados de fecha muy pronto, como frutas y verduras.

Recuerde que en el caso de una situación de crisis también puede quedarse sin suministro de agua. Por tanto, cada despensa de esas habitaciones del pánico deben contener una dieta equilibrada con cantidades adecuadas de agua potable y con alimentos que se puedan comer fríos si es necesario.

También resulta muy útil tener una alternativa de cocina de gas con bombona de recambio llena, de tamaño pequeño. Y una estufa de gas tipo camping por si hubiera un fallo del suministro eléctrico o de gas ciudad y no se pudiera calentar la comida y el agua.

Ningún alimento puede mantenerse indefinidamente, por eso todos ellos deben estar etiquetados por usted con la fecha de caducidad y organizarlos con arreglo a estas fechas. Incluida el agua. Y nunca tomar productos de latas abolladas, que no ofrezcan seguridad, pues lo peor en estos casos es enfermar de los intestinos.

Para las mascotas debe también cubrir sus necesidades a través de un suministro de conservas de alimentos o de pienso seco.

6.12.16

Importancia del agua y la hidratación correcta

Estamos llenos de agua, somos agua, pero no todos nosotros tenemos la misma cantidad de agua. Una persona normal, atlética tiene aproximadamente un 70% de agua en la totalidad de su cuerpo. Pero un obeso puede ver reducida su cantidad al 50% por el peso de la grasa. Algo a tener muy en cuenta, pues es salud.

Tenemos que tomar todos los días unos 3 litros de agua (entre 2,5 y 3,5 según peso y actividad), de los cuales unos 2 litros deben ser de forma líquida. El agua ayuda en la digestión incluido el hígado, ayuda a mantener bien la temperatura corporal y a sudar con calidad de limpieza corporal, es imprescindible para que se respire bien y los pulmones funciones adecuadamente, e imprescindible para que las heces y la orina se desechen con normalidad saludable haciendo que funcionen bien el intestino y los riñones. Pero también ayuda a lubricar los huesos, los ojos y a que nuestra actividad cerebral funcione bien.

Se puede sobrevivir tomando al menos medio litro de líquido limpio al día. Menos es mortal. Pero si no hace mucho calor, pues sudar exige beber más agua. Si se bebe menos la sangre se envenena y nos morimos. Las personas del Tercer Mundo no se mueren de hambre tanto como de sed. Sed por no beber suficiente agua o por beberla en malas condiciones lo que les provoca problemas graves de infecciones intestinales y eso les lleva a la deshidratación mortal.

Los ancianos, los niños muy pequeños y las embarazadas o mujeres que amamantan, son los grupos de personas que más vigilancia deben tener sobre su correcta hidratación. Sin duda las personas que trabajan en ambientes muy duros, muy cálidos y los que hacen deporte, son también grupos de vigilancia especial.

¿Y qué es lo mejor contra la sed, a favor de una hidratación eficiente? Pues sin duda el agua, pero tras ella los zumos naturales, el té, la gaseosa sin mucha azúcar, la tónica y las bebidas isotónicas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...