19.10.16

Síntomas del posible cáncer de mama

Hoy se celebra del Día contra el Cáncer de Mama. Por ello es conveniente hablar un poco de los síntomas frecuentes que pueden indicar que padeces un cáncer de mama. Tener alguno de estos síntomas NUNCA indica nada, pero si nos debe llevar a consultar con un profesional médico, con el médico de familia, lo nates posible que es quien debe tomar las primeras decisiones. El tiempo, de existir enfermedad, es FUNDAMENTAL.

 Dolor en la mama tras un ejercicio en la palpación
 Cambio de tamaño en una de las mamas
 Nódulos en la axila
 Hundimiento del pezón así como otros cambios en la zona.
 Menor movilidad en las mamas al mover los brazos.
 Dolor óseo
 Úlceras, y cambio de color en la piel de la mama, concretamente lo que se denomina piel de naranja.

Para intentar que la posible enfermedad pudiera ser diagnosticada lo antes posible y no avance, al más mínimo cambio apreciado se debe consultar con el médico de familia y realizar mamografías, especialmente si en la familia existen antecedentes.

En la actualidad es uno de los tipos de cáncer con mayor porcentaje de curación debido a los avances que se realizan en su investigación. Tanto la radioterapia como la quimioterapia ayudan a que el tumor se reduzca y se controle.

Eso sí, en este como en otro tipo de enfermedades, si los diagnósticos indican la enfermedad, es importante el apoyo moral al enfermo y a quienes le acompañan. De hecho, el apoyo moral entre personas es siempre muy positivo, haya alguna dolencia o no la haya. 
 

Laura Puente Ajovín

Los cuidadores del enfermo con depresión (4)

El cansancio físico y continuo es un efecto secundario muy normal entre las personas con depresión. El simple hecho de levantarse para enfrentarse a la vida en el día a día puede supone a las personas con depresión un trabajo agotador, y negativamente este es el gran problema para que los familiares o cuidadores les entiendan bien, pues para el resto de personas enfrentarse simplemente a vivir supone un leve esfuerzo.

Incluso es normal y habitual que las personas con depresión se sientan bien en un momento dado, y en poco tiempo se sientan cansados y sin energía.

Esto supone un cambio de temperamento, de carácter sin motivo y en muy poco tiempo, e incluso la anulación de planes vitales sencillos y de forma repentina, deseando estar solos y sin hacer nada.

Por eso la familia o amigos que atienden a una persona con depresión no llegan a entender qué es lo que está sucediendo y considerar que parte del decaimiento que padece el enfermo, es culpa de quien le atiende, o de su negativa relación, pues es lo único que está sucediendo —les une— entre ambas personas.

Si necesitan otro espacio vital en un momento dado o se vuelven distantes, nunca es culpa del cuidador. La depresión no es culpa de quien atiende a las personas con depresión (como norma).

Es verdad que la depresión puede tener un componente provocado por una situación familiar o de relación con tu entorno, que sea tóxica, y que deben ser los profesionales los que deben valorar y ayudar a resolver. pero excepto en estos casos, los cuidadores, nunca son el motivo que afianzan la enfermedad, sino muy al contrario, los artífices de ayudar en su solución.

17.10.16

Los límites de la familia de un enfermo deprimido (3)

Una persona con depresión es un gran trabajo para la familia que está a su lado, y a veces sin querer, se convierte en una carga complicada de entender y de llevar por el camino del cariño, de sus necesidades, de todo lo que nos pide.

Una persona con depresión, a veces, pide más de lo que se le puede dar, incluso lo que pide, de dárselo, es contraproducente para los intereses de su mejoría.

Hay que mostrarles mucho cariño, mucho amor, pero eso no quiere decir que nos tengamos que plegar a todo lo que nos solicitan, como familiares no es bueno caer en todos los estados en los que vaya cayendo la persona enferma, y que admitamos que llevarle la contrario es contraproducente. A veces llevarle la contraria es inevitable.

Los cuidadores debemos defendernos. Apoyarles y mucho, pero sin que la carga sea tan alta que se nos apoderen y caigamos nosotros en una situación complicada. La paciencia es muy importante. Pero hay que fijar límites para que la relación funcione bien entre las dos partes.

Es posible que estos límites los tengamos que hablar con el profesional de medicina a solas. Nadie sabemos de todo y más admitiendo que cada persona absorbemos de una forma distinta a los que nos cuidan.

El cansancio es muy normal entre las personas deprimidas, pero es muy negativo que ese mismo cansancio se contagie a los cuidadores. Atender a un familiar con depresión no se puede convertir en una carga agotadora, pues entonces la ayuda es negativa.

16.10.16

Comportamiento de la familia de una persona con depresión (2)

La familia de una persona deprimida no sabe actuar ante esta situación, pues no la entiende. Es normal decirle al enfermo palabras que creemos son de ánimo y que en realidad no son ni suficientes ni incluso a veces positivas. 

Pero eso nos sucede a todas las familias. Debemos asumirlo y como familia, pedir consejo a nuestro médico de familia.

Les decimos a nuestros familiares con depresión leve que depende de ellos mismos, que deben salir de casa y mejorarán, que en poco tiempo todo habrá pasado y nos olvidaremos, que esto es muy temporal.

Pero son palabras, suenan a vacías en la cabeza del enfermo, pues él ya ha intentado estos “arreglos” y no ha logrado vencer su decaimiento o su pereza o su dejadez. No es capaz de sentirse mejor, de tener fuerzas nuevas, de sentirse útil.

Un abrazo, unos besos, al calor de la compañía cercana aunque sea en silencio, es mucho más eficaz.

Creemos que dar consejos es lo correcto, que plantearles nuestras ideas, lo que nosotros haríamos, sirve de algo. Es un error. Con buena intención, sin duda, pero una equivocación.

Él o ella, deben sentirse seguros, deben saber siempre que cuentan contigo, con tu compañía, con tu presencia. Con tu ayuda si todo va a peor. Podemos preguntarles de qué forma les podemos ayudar, y debemos mantener silencios a medias, compartidos, cogidos de la mano como apoyo táctil.

Es normal que la persona que está pasando por una depresión crea que está molestando a su entorno, que al final los demás también se cansarán y tenderán a olvidarlo o a abandonarlo.

Esos pensamientos debemos alejarlos de su cabeza. Ni nosotros los vamos a dejar, ni el “sistema” de salud los olvidará, ni creemos que esto será eterno. Estamos para ayudar en lo que nos pidan. 

Estamos para estar.

Leer la primera entrada:

¿Qué es la depresión leve o media? Síntomas básicos (1)

 

 

15.10.16

¿Qué es la depresión leve o media? Síntomas básicos (1)

La depresión leve, en su principio es una situación personal sobrevenida que nos cambia la forma de ver la vida que nos rodea, que nos afecta, que es “nuestra” forma de comportarnos hasta esa fecha.

Y es una de las situaciones personales más frustrantes que podemos padecer, pues no somos capaces de encontrar la mejora, la salida por nosotros mismos.

Muchas veces sabemos que estamos mal; que incluso lo que padecemos nos parece tan sencillo de cambiar, como decidir cambiar, pero no somos capaces de hacerlo.

Sabemos que lo notan los que nos rodean, no sabemos explicar bien qué padecemos, nos parece incluso una tontería, pero la misma incapacidad para resolver lo que consideramos un mal menor, nos lleva a que se vaya convirtiendo en más fuerte cada vez.

A veces tenemos tristeza, otras veces no sentimos nada de nada, estamos ausentes y además lo parecemos ante los demás pues no queremos ni sabemos disimularlo. 

No atendemos nuestras obligaciones, nos castigamos sin querer de forma leve, no atendemos a los demás y sobre todo no nos atendemos a nosotros mismos.

Estamos vacíos y por ello paralizados de mente y de cuerpo. Ni pensamos ni actuamos. Y sufrimos subidas y bajadas de este estado de ánimo algunas veces al cabo de cada día o entre días.

No es simplemente estar un día o una semana de bajón o de pasar por algún motivo concreto una mala racha, ni es algo que simplemente se pueda “superar” por sí sólo.

No se está deprimido por un motivo que se pueda explicar y que todos los que nos rodean entenderían.

Si algo concreto y cierto nos ha llevado a lo que creemos es una depresión, se resolverá a poco que recibamos ayuda.

Pero la depresión se produce muchas veces sin ningún motivo que él pueda explicar con claridad.

Nadie elige estar deprimido. Pero a veces el deprimido no sabe decidir por sí mismo, que debe curarse.

13.10.16

Beneficios de las actividades culturales en la salud

Hay unos estudios recientes realizados en Noruega sobre enfermedades comunitarias del corazón, que han llegado a la conclusión de que ir al teatro, acudir a conciertos, a ver exposiciones o museos, es muy saludable para la salud de las personas. Toda actividad cultural que suponga estar activo mentalmente, más todavía si supone también acompañarlo de una actividad “de salir” desde tu cueva a otros lugares, rebaja la ansiedad y la depresión, tranquiliza el corazón y nos hace ver la vida desde ópticas más positivas.

Pero hay un dato curioso que añadir. Estos efectos positivos sobre las personas lo son de diferente forma sobre los hombres o sobre las mujeres. Para ellos con asistir les es suficiente. Para las mujeres el beneficio se produce si participan en ellos o si acuden a verlos pero siendo de alguna forma partícipes de actividades parecidas.

Estos estudios corroboran los anteriores realizados desde diversas universidades, donde se marcaba que tanto a los jóvenes como a los adultos, participar de actividades culturales nos crea más empatía social, más inteligencia social en el trato con la sociedad, más seguridad en nuestra salud, como un elemento importante para rebajar el estrés y controlar las depresiones y ansiedades leves, añadiendo a estas actividades la de leer en casa.

El simple ejercicio de leer un libro, de abstraerse con una historia o unos poemas, supone también unos beneficios para la salud mental y cardíaca que debemos valorar más y mejor.

5.10.16

Sampedro, la vida y la muerte en una frase

"La muerte me lleva de la mano, pero se está portando bien porque me está dejando pensar"

José Luis Sampedro

José Luis Sampedro al final y como todos, sucumbió en el camino de la vida, pero él siempre agradecía lo maravilloso ques es vivir de forma completa. 

Vivir sin vivir, vivir estando muerto, es peor que la muerte.

1.10.16

Qué es el chutzpah? ¿para qué sirve en la vida laboral?

En Israel llaman “Chutzpah” al espíritu personal que tiene cada ciudadano para lograr objetivos económicos altos con un sistema de organización que se basa en las personas y por ello es mucho más fácil de lograr si se enseña.

Como sociedad deberíamos ser capaces de analizar estos procesos, y convencer de su facilidad de implantación para que los beneficios sean para y entre todos.

No en todas las culturas se respeta y entiende por igual estas formas de actuar, pero es un camino que al menos personalmente, cada uno de nosotros deberíamos sopesar.

¿Qué es el chutzpah?

Audacia y osadía, innovación incluso con un toque de insolencia, confianza en uno mismo, gran fortaleza, coraje sin desmayo, descaro, nervio, entereza, ardor en defender lo que crees acertado, incluso caradura positiva, fuerza sana pero crítica con todo.

En Israel todo el mundo puede solicitar información a todo el mundo, de abajo arriba. No sólo son aclaraciones, sino intentar abrir las puertas para actuar, para poner en cuestión las órdenes, para opinar y sumar.

Y todo el mundo acepta esa forma de comportamiento. No se trata nunca de poner en cuestión a las personas, sino a las normas, a las formas, a los modos de trabajar o de realizar todo.

Sólo quien tiene talento y se lo cree, será capaz de ejercer el chutzpah, pues enfrente tendrá siempre a otra persona que con la misma educación y deseos defenderá su propia opinión. Desde lo positivo, pero desde el trabajo por mejorar, por poner rasmia en buscar procesos de mejora contínua.

Chutzpah para mejorar personalmente, y con ello mejorando la sociedad.

Estos procesos de relación con los métodos y las organizaciones se enseñan desde las escuelas, y sin duda ninguna en las universidades.

Los estudiantes cuando llegan a las universidades han viajado por el mundo en lo que es casi una obligación mental, por dedicar un año sabático tras el servicio militar obligatorio, antes de entrar en las universidades a construir su propio futuro personal.

Un proceso vital inverso al habitual. Y propiciando que cuando llegan a la universidad ya han conocido situaciones vitales de especial importancia en su desarrollo personal.

Si a estos procesos personales de chutzpah se unen la ayudas en investigación del gobierno, o la facilidad para crear incubadoras de empresas con suficientes presupuestos para intentar innovación empresarial, tenemos los mimbres de un nuevo sistema para crear economías más efectivas.

Sistema que para una España debería ser intentado, pues cada vez somos más grises en nuestros intentos por innovar, estamos más apagados y con menos capacidad para salir de nuestra mediocridad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...